Película surcoreana que explica en dos horas lo que unas clases de política no pueden explicar en el papel sin aburrir. Humor, peleas y .

Los policías suelen ser conservadores y no se suelen llevar muy bien con los liberales sobretodo si esos liberales son económicos, aunque los dos sean dos visiones distintas de lo mismo, el intentar imponer una idea sobre lo que la gente puede o no puede hacer. Cuando en realidad es mas bien un calculo matemático, una ciencia exacta, no una elección personal. Puede no gustarte que otra gente sea libre pero eso es un en si mismo. Precisamente es el error en el que caen tanto los conservadores como liberales, los dos quieren que los demás hagan cosas sobrepasando sus libertades e intentando imponer una visión personal de las cosas.

El curioso cómo el personaje problemático “ha estudiado fuera” vamos que lo han adoctrinado en pensamiento binario en el exterior del país, en liberalismo. Aunque este detalle no se resalta porque sería .

En la película expulsan a unos trabajadores por crear un sindicato llamándoles “” como si asociarse fuese un acto delictivo solo cuando lo hacen los pobres y los oprimidos. Son detalles que van salpicando la película en una lucha de clases actual y moderna, explicando exactamente cómo funciona cada cosa hoy día.

Básicamente el sistema “va solo” y tiene una corrupción interna generalizada que parte del propio humano. Podemos llamarlo capitalismo, comercialismo, liberalismo o como quieras pero el problema como ya explicamos es bastante difícil de solucionar, imposible de hecho. Una película entretenida e interesante.