He decidido definir la 4ª posición, coexistencialista. Se puede ser de izquierdas o derechas. También no ser de ninguno alegando ser liberal pero también puedes ser de izquierdas y derechas al mismo tiempo.

Existe una vía distinta. No se trata de quién tiene más votos. Una votación sólo determina cual es el grupo mayor, no determina absolutamente nada más. ¿Y si en vez de pelearnos y destruir lo del otro nos juntamos todos en construir desde nuestro lado para cada grupo distinto? Eso es hacer comunidad. ¿Estas en contra de las nucleares como yo? Estupendo, quien quiera hacer bombas nucleares o centrales que las haga en el espacio. ¿Por qué? Porque los contaminantes viajan por el ecosistema. Por tanto dejarían de ser ilegales y al mismo tiempo desaparecerían de la tierra. Las dos opciones pueden superponerse. Al igual que puede existir la seguridad social opcional. O la propiedad privada compartida.

Empieza a ser habitual en mí el ir inventando palabras. Si para mi el comunismo es el acto de hacer comunidad y el liberalismo no es la libertad pero para otra persona es la libertad y el comunismo la represión…. ¿Por qué no permitir las dos opciones a la vez? Si eres libre de elegir, no hay dictadura. ¿No quieres abortar? Pues no abortes, la ley que permite el aborto te permite no abortar. ¿No quieres tener seguridad social? Pues date de baja y paga por cada servicio que utilices una mensualidad…

Dicen que los de derecha son azules, los de izquierda son rojos y los liberales amarillo… Los morados dicen ser distintos a los rojos para ejemplificar el comunismo pero el comunismo es el más rojo, es marketing. ¿Qué color debería determinar el coexistencialismo? Evidentemente el gris.

¿Por qué iba a tener yo que fumar el tabaco de otros o tragar su dios en los contenidos que yo vea? Para que yo sea libre la integración no es opción porque la integración conceptual hace válida cualquier postura y eso se convierte al mismo tiempo en apología de la inmoralidad. No estamos hablando de inclusión social sino de igualar cualquier doctrina, idea o filosofía al mismo nivel que otras. Lo cual es totalmente absurdo. No, dios no está al mismo nivel que la ciencia. Juntar en una misma frase a dios y a la ciencia es un insulto. Es igualar o equiparar conceptos que no son equiparables. Si quieres seguir “las leyes de dios” debe ser de forma voluntaria. Y dudo mucho que alguien acepte ser apedreado hasta morir en una lapidación. El máximo castigo por tanto sería el destierro.

Así mismo si yo quiero crear un bar gay o una peña taurina, no tiene sentido dejar entrar a homofobos o antitaurinos dentro… Son ganas de complicar las cosas y desagradar a los colectivos. Caso distinto es el negocio de cara al público de las tartas de boda, aquel caso americano. Si tienes una tienda de cara al público es una tienda de tartas, no una iglesia de tartas. Y si quieres tener una tienda de tartas cristianas pues haces que la tienda sea de tartas cristianas, pero igualmente a los cristianos gays que entran en tu tienda les tienes que atender. Lo que no puedes hacer es una tienda de “tartas y maricones no” porque eso es discriminación. Las normas deben ser las mismas para todo el mundo y eso implica que no se pueda discriminar ni a los homosexuales, ni a los cristianos. Por ese motivo un bar gay no puede decir “prohibido cristianos” en cambio sí puede decir “prohibido folloneros haciéndose pasar por heterosexuales” que es lo que realmente significa “prohibido heterosexuales” ya que no te van a pedir que te empalmes con alguien de otro sexo para demostrar que eres hetero lo cual demostraría que puedes ser bisexual, no hetero. Los homófobos son homosexuales reprimidos. El tema es poner unos límites. No todos los bares pueden ser gays y no todos los bares pueden ser hetero. Todos los establecimientos no pueden ser cristianos, ateos, comunistas, liberales o similares porque eso es un acto de monopolio ideológico. La contraposición al monopolio ideológico es el fundamento del coexistencialismo político. Esto hace necesario un gobierno central que exige una regulación estricta para los negocios que se abren, se juntan, se mezclan y demás. Muy similar a lo actual pero más abierto. Puedes llamarlo república, puedes llamarlo multigobierno, puedes llamarlo liberalismo o socialismo.

Este tipo de regulación haría obligatorio, por ejemplo, tener carreteras dobles hacia todos los caminos. Una carretera pública y otra privada. El motivo para esto es la necesidad de poder salir de sus casas los integrantes de cualquiera de las ideologías. Y es un beneficio para todos porque te permite saltar todos los atascos pagando la autopista en un momento determinado… Implica mayor fluidez del tráfico. Si llegas tarde, cambia de carril y págale a los capitalistas. Si quieres vivir en el capitalismo, paga todos días para usar las calles. Si ese tipo de negocios se hunde significa que el capitalismo falla… Y por suerte esta el socialismo para cubrir ese hueco. Siempre hay alternativa.

Así doy por inaugurada mi nueva ideología. El coexistencialismo. No confundir con el integrismo religioso, ni con el exclusivismo religioso. He pensado utilizar varios nombres como el intregradurismo, integrismo, inclusionismo y todas tienen tintes religiosos… Digamos que ya han sido manchados como está manchada la palabra “comunismo” y parece no significar ya “hacer comunidad”.

Existe una ONG llamada Coexist que se dedica a hacer este tipo de laicismo en temas religiosos. La idea es trasladar esta filosofía al plano político y hacer posible cualquier tipo de opción política de forma simultánea. Esto debería permitir que si todo tu estado es ultrareligioso y tu eres GLBT puedas huir o llevar una vida medianamente normal sin que ellos te puedan agredir, asesinarte, perseguirte o intentar convertirte en otra cosa. Lo mismo pasa si eres ateo, liberal, musulmán, nudista, comunista… ¿El único problema? Que el fundamentalismo religioso, el nazismo y el fascismo están fuera de lugar porque se basan en la imposición por la fuerza de una ideología, la cristiana. Cualquier promoción del autoritarismo debería ser reprimida de forma contundente por el bien de todos los colectivos grandes y pequeños al mismo tiempo. Tenemos que conseguir que los totalitaristas, los que quieren imponer cosas a otros por la fuerza, sean una minoría inofensiva.

Patrocinadores

Comenta en...


Necesitarás 1€ para reemplazar éste anuncio en ésta página